¿Qué te hace diferente? 👀

Por allá en 1997, Tom Peters se cuestionó exactamente la misma pregunta del titular de este artículo. De hecho uno de sus más grandes miedos fue que los profesionales y personas nos volvamos “productos en masa”.


¿Qué hace diferente al primer estudiante de la carrera del que ocupa el último puesto? Si hablamos únicamente del grado académico, ambas personas salen con exactamente las mismas condiciones, pero no necesariamente las mismas oportunidades.


Yo fui una de “las primeras”, “la chancona” de la carrera (en peruano eso significa la nerd del salón ) . Y aunque estaba segura de que tal vez todo el esfuerzo haría la diferencia, el hecho de que salga con el mismo título que varios de mis compañeros que no se esforzaban en lo absoluto pasaba mucho por mi cabeza…


Recuerdo que mi abuelo siempre me decía “Gabriela, no solo hay que ser, sino también parecer” y mientras me seguía cuestionando acerca de lo que me hacía diferente al resto, esta frase empezó a cobrar sentido figurado.


Muchas veces creemos que con exigirnos muchísimo y dar la milla extra es suficiente. Nos empezamos a sentir “merecedores” de reconocimiento y aplausos; sin embargo, al seguir este hilo de pensamiento comúnmente conocido como “Si trabajo bien, mi trabajo hablará por mí” realmente no asegura nada.



Y lo que hace errónea esta manera de pensar y de llevar a la autoexigencia al máximo es que colocamos ese reconocimiento en manos ajenas y de esa manera nunca vamos a poder asegurarlo. La única forma de hacerlo es tomar las riendas del asunto uno mismo.


Peter, en su paper titulado “The brand called you” el primer escrito documentado sobre marca personal, propone la utilización de estrategias de diferenciación de productos comerciales en las personas.


Tal vez para la época sonaba un poco jalado de los pelos, pero lo que proponía era retomar ese reconocimiento de adentro hacia afuera.


Hoy comulgo mucho con esa definición de marca personal. La identificación de quienes somos, que hacemos bien, que hacemos mal, que atributos destacan en nosotros es clave para poder empezar a comunicarlos.


¿Qué te hace diferente a otra persona con el mismo puesto, edad y trayectoria que tú? ¿Por qué debería escogerte a ti?


Si nosotros no nos empezamos a hacer estas preguntas el contexto lo hará por nosotros.


Una de mis propias teorías acerca de la evolución de la marca personal en Latinoamérica marca 3 hitos importantes:


1. Definición de la marca personal: identifica que te hace diferente. Algunas preguntas que te podrían ser de ayuda «¿cómo me reconoce la gente hoy? ¿Cómo quiero que me reconozcan? ¿En qué soy bueno?»


2. Plan de comunicación. De nada sirve definir quienes somos y por qué brillamos, si es que no estamos dispuestos a externalizarlo.


3. Ejecución constante, consistente y coherente, ya que no podemos pretender calar en la memoria de nuestra audiencia si no repetimos de manera estratégica nuestros mensajes.


A este proceso de 3 pasos yo le llamo “el viaje hacia la reputación digital”, ya que la reputación en digital es eso:


Comportarnos de manera repetitiva para posicionar nuestros mensajes en el colectivo y así puedan reconocernos por lo que verdaderamente somos.


Ahora solo me queda preguntarte…


¿Estás comunicando lo que eres? ¿Las personas te reconocen por las razones que quieres? Te leo en los comentarios. Si la respuesta es negativa, es momento de aprovechar este valioso intangible a tu favor.


Gabs.