Promesa vs. realidad, edición trabajo remoto 👀

Cuando la pandemia nos condenó a decirle adiós a la interacción física, muchas de las promesas del trabajo remoto se veían bastante atractivas. El levantarnos un poco más tarde, el aprovechar el tiempo que tomábamos camino al trabajo, el usar pantalones holgados y pantuflas o incluso trabajar desde la comodidad de tus sábanas.


"El trabajo es lo que haces, no donde lo haces..."


De pronto, todo se pintó color de rosa, inclusive los discursos. A pesar de saber que nos enfrentamos a un mal microscópico que amenazaba a la humanidad, puerta hacia adentro la fuerza laboral debía empezar a hacer algo para evitar la desmotivación, el aburrimiento, e inclusive la depresión entre otros males.


Y sucedió lo que muchas veces sucede, las primeras semanas todo iba de maravilla, pero la continuidad no es un atributo fácil, y después de unos meses el color rosa pasó a ser algo grisáceo.


Es por eso que me gustaría retratar en este pequeño artículo el contraste entre el vibrante rosa optimista con el que empezó todo, y el lado opaco que terminó siendo con el tiempo. A esta interesante dicotomía la llamaré:


Promesa vs. realidad, edición trabajo remoto


1. “Aquí respetamos mucho el horario laboral, ni una hora más, ni hora menos”
Realidad: Sí claro, respetamos el horario laboral. Solo cuando hay emergencias es que trabajamos fuera de horario. Lo cual sucede generalmente, TODOS LOS DÍAS.


2. “Si necesitas un espacio, no dudes en tomarlo”
Realidad: Espero que te tomes ese descanso una vez que hayas terminado todos tus pendientes.


3. “Confiamos mucho en ustedes”
Realidad: Claro que confiamos en ustedes, sobretodo cuando se quedan conectados en el zoom grupal y podemos saber que están trabajando haciendo preguntas y chequeos de manera constante.


4. “Si necesitan hablar con alguien, mi puerta siempre está abierta”
Realidad: ¡Qué miedo! ni loc@ voy a contarle a mi jefe lo que pasa por mi cabeza ¿Y si pierdo mi trabajo? no hay forma que lo haga. 5. “Debemos ponernos la camiseta por el equipo”
Realidad: esas horas extra de trabajo no serán remuneradas, espero que lo entiendas porque obviamente es parte del compromiso que espero con el equipo.


Y creo que esas cinco ejemplifican un poco el panorama. Pero no lo tomen tan a pie de la letra, esta dicotomía es bastante exagerada, lo que realmente busca es dar a conocer ese contraste para realmente tomar acción ¿Crees que tu equipo está en tonos rosas? o ¿Crees que están en tonos grisáceos?


"Los líderes de éxito serán aquellos que dirijan inspirando y escuchando a su equipo..."


Como líderes de nuestras organizaciones y negocios, evaluemos esto. Tal vez es momento de pintar de una tonalidad más cálida y de larga duración nuestro negocio.


Gabs.